Productos y servicios financieros: todos podemos invertir en nuestro futuro

El Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible (WBCSD, por su sigla en inglés) lanzó a principios de año la segunda versión de la Visión 2050, una ruta para la acción empresarial en línea con la urgencia de afrontar los desafíos que enfrentamos como sociedad.

Son nueve vías de transformación propuestas en esa visión, que cubren las áreas de actividad empresarial esenciales para alcanzar una mejor sociedad.

Una de estas vías es la de los productos y servicios financieros, que junto con la inversión, están en el centro de toda la actividad económica, forman la base, apoyan e impulsan las acciones y los resultados en todos los sectores industriales y de servicios. Esta ruta de transformación, considera tanto los productos (mecanismos y transacciones financieras) como los servicios (los medios por los cuales se entregan y monitorean los productos financieros), y establece como las empresas pueden orientarlos hacia el apoyo e impulso del desarrollo sostenible. 

La visión amplía la forma en que se cubrirán las necesidades sociales de los productos y servicios financieros en 2050, lo que requiere que las empresas se aseguren de cuatro puntos claves:

  1. El sistema financiero debe reconocer el valor de los resultados sociales y ambientales junto con el rendimiento financiero. 
  2. La asignación de capital financiero permite el desarrollo sostenible. 
  3. El sistema financiero tiene acceso a datos completos y comparables sobre el rendimiento de sostenibilidad corporativa. 
  4. El sistema financiero funciona para todos. 

Para el cumplimiento de está visión, se requiere la acción tanto del sector productivo como del financiero, para alinearse y trabajar juntos para impulsar el reconocimiento y valoración de un futuro sostenible. Un ejemplo de esto son las iniciativas del WBCSD, que están evolucionando la forma en que se reconoce, se contabiliza y se valora la sostenibilidad. Por medio de proyectos como la Coalición de Capitales, la Alianza de Equilibrio de Valor, entre otros. 

El logro de este camino para los productos y servicios financieros, está estrechamente relacionado con el cambio de mentalidad y de “reinvención” por el que aboga la Visión 2050: reconocer que nuestro sistema actual de capitalismo está produciendo resultados insostenibles y que generar retornos sostenibles a largo plazo requerirá un modelo transformado de capitalismo que recompensa la verdadera creación de valor, en lugar de la extracción del mismo. 

La ruta propone además de diferentes transiciones, 10 áreas de acción priorizadas en las que las empresas se centrarán en el transcurso de la próxima década para acelerar el ritmo y escala del cambio. Estas áreas de acción abarcan productos, servicios y modelos comerciales innovadores, así como formas en que las empresas pueden ayudar a crear las condiciones propicias para el cambio: 

Todas estas iniciativas están alineadas con el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Conoce más de la Visión 2050 y sus caminos para una transformación sostenible: https://www.cecodes.org.co/vision-2050/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *